• JOHANNYS ARAÚJO IGLESIAS

    En resumen, podemos decir que la evaluación formativa se desarrolla durante todo el proceso, siendo el pilar básico de la retroalimentación, vinculada con el aprendizaje por el conocimiento y su aplicación que fortalezcan y potencien las habilidades de pensamiento de los educandos, utilizando métodos alternativos de aprendizaje o material pedagógico y didáctico más adecuado. De los resultados siempre se deben extraer recomendaciones positivas, evitando las sanciones y la asignación de notas. La aplicación debe ser constante, evitando eso sí, el caer en excesos que obstaculicen el proceso mismo. Al aplicar un instrumento de este tipo, se deben considerar todos los objetivos, intentando que en su corrección participen los mismos educandos